Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Klingspor
Tecnología alemana de abrasivos
Klingspor Service Ventas Cursos de formación
Inicio / es-es > Prensa > Actualidad y noticias del mundo de Klingspor > EL ROBLE ESPAÑOL: ¿Por qué oímos hablar de “barricas de roble francés” y no de “barricas de roble español”?

EL ROBLE ESPAÑOL: ¿Por qué oímos hablar de “barricas de roble francés” y no de “barricas de roble español”?

La gerente de Tonelería Duero Mercedes Calvo (experta en todo tipo de maderas además de fabricar barricas de vino) nos ha dejado esta reflexión sobre la relación entre el roble español y el mundo del vino.

Cuando hablamos de vinos en España los entendidos (y los no tan entendidos) hablamos sobre todo del envejecimiento del vino en barricas de roble francés o americano, pero muy pocas veces se mencionan las barricas de roble español. Si, el roble español existe, y además es una madera de muy buena calidad, así por lo menos lo aseguran varios estudios realizados (y nos lo confirma la gerente de Tonelería Duero). De estos estudios se extrae que las barricas de roble español son accesible para la práctica totalidad de los compradores de barricas fabricadas con roble francés o americano.

Hay que tener en cuenta que el roble español es escaso, por lo que su precio se dispara por encima incluso del francés. ¿Por qué escasea el roble español? A esta pregunta clave os vamos a responder ahora.

En el siglo XVIII, las Reales Fábricas de Liérganes y La Cavada (Cantabria), por citar solo un ejemplo, construyeron casi 3.000 cañones de roble español de la zona, con los que se armaron decenas de navíos, fragatas y galeones para la Armada Española (Armada Invencible) de Felipe II. Este es solo un ejemplo de la masiva deforestación que sufrió la montaña pasiega durante los siglos XVI, XVII y XVIII. El balance que dejó fue desolador: 10 millones de árboles talados y 50.000 hectáreas de bosque arrasado.

En aquel entonces, gran parte de España estaba llena de frondosos bosques de roble de los que no quedó absolutamente nada en pie. Los Quercus (roble) fueron talados y conducidos a los astilleros para ser transformados en 127 naves agrupadas en 10 escuadras y una flotilla de avituallamiento de 10 carabelas y 7 falúas al servicio de la corona española, la más ambiciosa aventura marítima de España.

Con estos antecedentes se entiende la escasez del roble español en los últimos siglos. Aquel desastre ambiental provocado para proveer a la Armada Española se intenta corregir dos siglos después a través de la reforestación. Aunque hay que tener en cuenta que el Roble puede crecer hasta los 200 años (pudiendo vivir hasta los 600 años). Mucho tiempo para regenerar y recuperar lo que hubo en el siglo XVIII en España.

Como contrapunto podemos ver como en Francia se actuó con previsión. A Jean-Baptiste Colbert (1619-1683), ministro de finanzas de Luis XIV (el Rey Sol), le debemos el sabor de algunos de los mejores vinos que podemos beber hoy. Fue él quien promovió la plantación de grandes bosques de pino y roble para obtener madera con la que construir barcos. Para la construcción de navíos se necesitaban tablas muy largas, y para que los árboles fueran altos se plantaban juntos para que en su búsqueda de la luz crecieran hacia arriba, en vez de al lo ancho. En el caso de los robles su crecimiento es muy lento, especialmente por estar juntos y son estos robles, los que han tardado siglos en crecer, los mejores para hacer barricas donde envejecer el vino. No hubo tiempo para construir navíos, es por eso, que el roble francés empezó a emplearse en la construcción de las barricas de vino.

Hasta hoy mismo, la gestión sostenible del roble francés permite seguir con la tradición de la construcción de barricas con roble francés. Existe una Oficina Nacional de Bosques, a través de la cual se lleva a cabo la explotación de los bosques franceses. El rango de edad idónea de los robles para la elaboración de barricas es de 200 a 350 años. Se siguen una técnica especial en la tala de los robles y consecuentemente en la elaboración de las barricas.

Lamentablemente en España no disponemos todavía de esos grandes bosques de roble con la edad adecuada y también falta esa gestión sostenible que debería de haber comenzado hace siglos. Fue Felipe II y su “Armada Invencible” quienes le quitaron a España ese roble.

A grandes rasgos esa es la razón por la que la mayoría de las veces cuando escuchamos sobre el envejecimiento del vino en barricas, se habla de barricas de roble francés (o americano, cuya historia no hemos tocado) y no de barricas de roble español.

Sin embargo, las barricas o toneles de roble español destacan especialmente en la fase olfativa, ofreciendo notas más altas de madera y aromas que muchos expertos alaban, torrefacto, especias, etc  En España ya se están fabricando vinos envejecidos en barricas de roble español con personalidad española. Ese es el camino.